26 febrero 2006

Mierda.

La resaka que decia Trufita, se convirtió en un chungo que casi me lleva al hospital. Así que la verdad es que prefiero olvidarlo.

Hoy bajo al agujero, a devolver esa extraordinaria sudadera y hay sesión de cine. No he podido quedarme, no soporto la compañia de ningun ser humano. Me vuelvo a casa a ver Akira y a dejarme morir.

Ya ahí andamos, dando vueltas, huyendo de un destino que me tienta y me persigue. Algún día asumiré mi traje de madera, hasta entonces a aguantar el tirón.

Feliz semana a todos.