15 noviembre 2005

Dedicado a mi anónimo preferido.


Es realtivamente sencillo hacer uso de las anfibologías cuando aquellos que quieren decir algo carecen de un conocimiento léxico apropiado y tratan de medirse a alguien sin, ni siquera, conocer el S.M.I.

Perdón por la moraleja incomprensible, pero me he reído tanto con un nuevo comentario a un post del pasado que no he podido evitar sacar de paseo a la soberbia... de nuevo...