13 agosto 2005

Ángeles.


Y es que ciertamente unos van y otros vienen, aquí reside mucha de la mecánica que conforma la vida y que a menudo nos atormenta.

Hoy fuí al super, lo detesto, salgo a las 14:00, 40º... pero a las 15:30 cuando por fin acabo, viene uno de los momentos gloriosos, el premio al deber cumplido, una cañita fría, fría, fría... Encontrarse con un colega del barrio (en Agosto es un triunfo) , charlar un rato y degustar la cerveza. Un poco de chorizo iberico con pan para acompañar... de Madrid al cielo, dicen.
Antes de subir a casa paso a saludar a una coleguita que tiene una peluqueria cercana. Se ha ido del barrio y ha dejado el establecimiento... ya la llamaré algún día... con las fiestas que nos corriamos, lástima.

La vida es así, unos van y otros vienen, nosotros a veces también. Y de vez en cuando nos visitan angeles para elevarnos al cielo y hacernos sonreir.

Ayer me tocó a mi y hoy he vuelto a ver el sol.