06 agosto 2005

Los zapatos más bonitos del mundo.

Susan me regalo los zapatos más bonitos del mundo.
Pero todo tiene un precio.
¡¡La piel interior destiñe!!

El caso es que me encantan los zapatos son cómodos y van con casi toda mi indumentaria, pero claro, ¿qué hago si cada vez que me los quito tengo los pies más negros que un sintecho? Y no una negrura normal, no, no, no… de la que se quita solo rascando con una piedra pómez y solo parcialmente!!
Terrible condena.

A priori tampoco es que sea una crisis insalvable pero… y si me surge una situación en la que normalmente la gente se suele descalzar…
A) Puedo decir que no tengo pies, que en realidad los zapatos son ortopedias que me combino según el modelito que lleve…
B) Puedo llevar una piedra pómez en el bolso. Pero la situación es embarazosa… antes de descalzarte tienes que tomar tierra en un cuarto de baño, llenar el bidet de agua caliente y lavarte los pies… y en el peor de los casos, si no hay bidet, tienes que llenar el lavabo de agua y meter la pierna… y claro, si el baño no tiene cerrojo e inesperadamente entra “alguien” el shock puede ser cojonudo para la criatura… la monada descalza con una pierna en posición contorsionista y el pie en el lavabo rascándose los talones con una piedra pómez… dicho de otro modo, no es que la cagues, es que si la persona en cuestión es una hija de puta, no vuelves a tener vida social hasta el Madrid 2020…
C) Como último recurso puedo elegir solo invidentes, hippies o fetichistas de los zapatos… claro, o usar calcetines…

La puta vida alardeando siempre de lo cabroncilla que puede ser a veces…

3 Comments:

Anonymous Sergio farfullo...

Usa calcetines sin caña. Es lo mas práctico.

19:24  
Blogger Carol farfullo...

y blancos... pá dar más miedo... :))))))))

21:51  
Anonymous Anónimo farfullo...

Hola, me llamo Ana. Buscando remedios para zapatos que destiñen he llegado a esta página. Me he reído a carcajadas con "Los zapatos más bonitos del mundo" porque me estás describiendo... Me ocurre exactamente lo mismo con unas sandalias negras, de las buenas que me costaron una pasta. Estoy probando varios trucos, cuando consiga alguno que funcione, lo distribuiré. Mientras pruebo uno y otro, cuando me pongo las dichosas sandalias (que son como un guante para mis pies), cuando llego a casa la piedra pómez está asegurada. Pero el humor que no falte!

20:49  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home