29 agosto 2005

Extaordinario momento para el recuerdo. (Es otra raya más para un tigre... es una raya más)


Y con extraordinario no me refiero a bueno sino más exactamente a novedoso e inusual. Pasé del nada al todo, mentira podrida que eso es facil. Hacia mucho tiempo que no sentía tanta soledad.

Lo que todos ambicionan y yo contradecía y descalificaba, me tocó a mí. Y ahora pudiendo tener todo siento que no tengo nada. No es una sensación nueva, otras veces lo sentí, mirar la gloria y doler por no poder compartirla.
No entro al trapo sobre el por qué, probablemente una serie de circunstancias ajenas completamente a mi lo desvirtuan todo a mi alrededor y sencillamente yo solo puedo cruzarme de brazos y mirar. Pero ya me acostumbre y apenas noto la impotencia.

Me preocupa el hecho de no ser capaz de explicar que todo es nada si no hay con quien. Estar al acecho de los ojos deseosos y poder trasmitirle que eso es gas, que no es nada, que busca en el lugar equivocado.
Y al final que? Tenía razón yo. Los mayores desaciertos de mi vida yo no los busque, definitivamente es mi sino.

Definitivamente me siento tan mal.