08 agosto 2005

El método académico.

A tenor de una carta enviada desde la UNED, y aprovechando esos momentos de misticismo parcial que me dan mientras friego el suelo, nace este comentario.

6,90, buena media para mis tres primeros exámenes, ahora queda lo más difícil, este mes jodío y los tres últimos exámenes.
¿Qué me hace tanta ilusión? Aprobar sin estudiar… no. Aprobar… no. Es la cabecera de la carta lo que me hace sonreír dice:
Itinerario: Humanidades.

Ja! Por fin… humanidades… no es que desprestigie la ciencia, pero nunca me hizo ilusión la ingeniería informática, y no es falta de vocación, de hecho es una de mis principales motivaciones, el computing, como dicen los british. Me encanta investigar, aprender, descubrir absorber conocimientos… prácticamente todo mi knowhow informático se basa en mi afán autodidacta. El problema de esta carrera es el método.

A diferencia de las humanidades, las carreras denominadas técnicas están desarrolladas en el objetivo de enseñarte técnicas, con el fin de que aprendas a usarlas… ¡¡Craso error!! Las humanidades están desarrolladas para que aprendas los caminos de otros, para enseñarte maneras de dar el primer paso, pero nunca de enseñarte el camino… La diferencia más clara estriba en el objetivo académico, enseñar conocimientos o enseñar a conocer, a crear.

Adoro las humanidades porque dan libertad, detesto las carreras técnicas (¡qué no la tecnología!) porque enseñan una religión.