14 agosto 2005

Amores Rojos

Los últimos 10 min. de film he permanecido sumida en un berrinche intermitente, en un estado de absoluta exaltación romántica comunista.

La película en cuestión es “Amores Rojos”, “A time to remember” en edición inglesa y “Hong se lian ren” (Red Lovers) en su edición original china. Producida en 1998 por Beijing Forbidden Films de la mano del director Yip Ying esta historia tiene dos caracteristicas que la convierten en más dramática si cabe: El atractivo y carismático actor (y cantante en los 80) que interpreta al revolucionario comunista, se suicidó en Abril del 2003, arrojandose desde la ventana de un hotel. Y además la historia es verídica... ale, a llorar otro poquito.

Pues a grandes rasgos el argumento de la película consiste en el triángulo que se da cuando un médico americano (Todd Badcock) es solicitado en mitad de la noche por una hermosa joven (Mei Ting) de la que por supuesto se enamora al instante, para atender a su amante (Leslie Cheung), un revolucionario comunista en el Shangai de 1936. A partir de aquí se desarrolla una doble historia de amor, la del médico hacia la joven, que lo rechaza y que arruinará la vida del afamado doctor y por otro lado el amor “rojo” de la joven por su idealizado líder, gravemente enfermo (con convulsiones y todo!). La película termina como el rosario de la aurora y con el doctor cargando con la cría de los otros dos… vamos, como para dar palmas con las orejas…

Esta basada en la autobiografía del doctor, escrita en San Francisco con ayuda de la nena comunista, que fue en 1990 a USA para ayudar al papa adoptivo a condensar esta hermosísima narración llena de ideal político, lealtad, sangre, amor y todo aderezado con una banda sonora repleta de swing del bueno…
Vamos, todo un placer para sociatas ultraconvencidos y demás familia.