14 julio 2005

2001: The Space Odyssey.


La joya que os propuse adivinar mediente un fotograma hace unos días era “2001 Odisea en el espacio” de un Stanley Kubrick insuperable.

Dicen que la mejor cinta de ciencia-ficción de la historia. Yo quiero, insisto en pensar que es mucho más que eso. Futurista para 1968 y para 2005 también. Los contenidos filosóficos están dispersos claramente por todo el film (ya advertía el mismo Kubrick que haberlos, hailos, como “as meigas”). La teletransportación al origen y al fin, las actitudes aprendidas que nos empeñamos en seguir enseñando a pesar de saberlas negativas… por todas partes instructiva.

Todo el paleocortex, neocortex y archicortex en una película. No profundiza el director en el porque de todo esto, allá cada cual saque sus propias conclusiones, pero como por metodos de mayéutica nos muestra el camino a las posibles preguntas, dependiendo de cada uno extraeremos las cuestiones que nos queramos plantear y con mucha suerte, algunas subjetivas respuestas.

La técnología como instrumento para evidenciar la evolución mal entendida. No deja indiferente saberse un autogenocida, por eso invito a videar ( ;D) la peli de nuevo, sumergirse en una arritmia vital, y reflexionar sobre que modos y metodos usamos que nos convierten en nuestra victima final, con sutiles entresijos nos estamos retorciendo el cuello.

Quiero pensar que todos podemos percibirlo, si no claramente tal vez con la inestimable colaboración de Kubrick, pero en este momento histórico se hace indispensable la individual reflexión sobre la dirección que hemos tomado desde los origenes del hombre…

Gracias maestro, fue un placer.


P.D: Sergio no te cazo en una, eres todo un freaki ;D